Receta de pollo al horno con limón

Ingredientes para el pollo al horno con limón

Antes de comenzar con la receta, asegúrate de tener todos los ingredientes necesarios a mano. Para preparar este exquisito pollo al horno con limón, necesitarás lo siguiente:

  • 1 pollo entero
  • 2 limones grandes
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Orégano y romero fresco

Paso a paso para preparar el pollo al horno con limón

Sigue estos sencillos pasos para cocinar un delicioso pollo al horno con un toque refrescante de limón:

  1. Precalienta el horno a 200°C.
  2. Lava el pollo y asegúrate de retirar las vísceras si no lo has hecho.
  3. Exprime el jugo de un limón y reserva.
  4. Pica finamente el ajo y mezcla con el jugo de limón, el aceite de oliva, sal, pimienta, orégano y romero.
  5. Con ayuda de tus manos, unta el pollo con esta mezcla, asegurándote de cubrirlo completamente.
  6. Corta el segundo limón en rodajas y colócalas sobre el pollo.
  7. Coloca el pollo en una bandeja apta para horno y hornea durante aproximadamente 1 hora, o hasta que esté dorado y bien cocido.
  8. ¡Listo para disfrutar de un jugoso pollo al horno con limón!

Consejos para un pollo al horno perfecto


Para asegurarte de que tu pollo al horno con limón quede perfecto, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Pincha la pechuga con un tenedor antes de hornear para que los sabores penetren mejor.
  • Puedes agregar algunas patatas cortadas en gajos a la bandeja para acompañar el pollo.
  • Si prefieres una piel más crujiente, puedes aumentar la temperatura del horno al final de la cocción.

Preguntas frecuentes sobre la receta de pollo al horno con limón

¿Cuál es la mejor forma de mantener jugoso el pollo al horno?

Una manera de mantener el pollo jugoso al hornearlo es asegurarse de sellar bien los jugos al inicio, utilizando ingredientes como el limón y el aceite de oliva que ayudan a retener la humedad.

¿Se pueden agregar otros ingredientes a esta receta?

¡Claro! Puedes experimentar añadiendo hierbas frescas como tomillo o albahaca, o incluso incorporar vegetales como zanahorias y cebollas para un toque extra de sabor.