Receta de espinacas con garbanzos al estilo tradicional de la abuela

¡Prepara un plato tradicional y reconfortante!

Las espinacas con garbanzos son una receta clásica llena de sabor y tradición familiar. Este plato, al estilo tradicional de la abuela, combina la suavidad de las espinacas con la textura cremosa de los garbanzos, creando una explosión de sabores que te transportará a la cocina de antaño. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo recrear esta deliciosa receta en tu propia cocina!

Ingredientes frescos y preparación sencilla

Para preparar este plato tradicional de espinacas con garbanzos al estilo de la abuela, necesitarás ingredientes frescos y sencillos que probablemente ya tengas en tu despensa. Asegúrate de contar con espinacas frescas, garbanzos cocidos, cebolla, ajo, comino, pimentón dulce, pimienta, aceite de oliva y sal.

Paso 1: Preparando los ingredientes

Comienza lavando bien las espinacas y picándolas en trozos pequeños. Pica finamente la cebolla y el ajo para potenciar los sabores en el sofrito. Asegúrate de escurrir los garbanzos y tenerlos listos para su uso.

Paso 2: Sofreír la cebolla y el ajo

En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y añade la cebolla y el ajo picados. Sofríe a fuego medio hasta que estén dorados y su aroma llene la cocina.

Paso 3: Añadir las especias

Añade el comino, el pimentón dulce, la pimienta y una pizca de sal al sofrito de cebolla y ajo. Mezcla bien para que las especias se integren y potencien el sabor del plato.

Paso 4: Incorporar las espinacas y los garbanzos

Agrega las espinacas picadas a la sartén y remueve hasta que se reduzcan ligeramente. Luego, incorpora los garbanzos cocidos y mezcla todos los ingredientes, permitiendo que se cocinen juntos durante unos minutos.

Quizás también te interese:  Cómo preparar mermelada de moras


Paso 5: Dejar cocinar a fuego lento

Reduce el fuego y deja que la mezcla de espinacas y garbanzos se cocine a fuego lento, permitiendo que los sabores se fusionen y se intensifiquen.

¡Hora de disfrutar y compartir en familia!

Una vez que las espinacas estén tiernas y los garbanzos hayan absorbido los sabores, retira la sartén del fuego y sirve este plato tradicional de espinacas con garbanzos al estilo de la abuela en platos hondos. Puedes acompañarlo con un poco de pan para disfrutar de la salsa cremosa y aromática.

¡No te pierdas la oportunidad de degustar esta receta llena de historia familiar y sabor auténtico! Es perfecta para días fríos o para compartir en una cena especial con tus seres queridos.

Quizás también te interese:  Flan de queso con leche cuajada y crema

Preguntas frecuentes sobre la receta

¿Puedo sustituir las espinacas frescas por espinacas congeladas?

Sí, puedes utilizar espinacas congeladas en lugar de espinacas frescas. Asegúrate de descongelarlas y escurrirlas antes de añadirlas al plato.

¿Se pueden agregar otros vegetales a esta receta?

¡Por supuesto! Puedes personalizar la receta añadiendo zanahorias, tomates o pimientos para darle un toque extra de color y sabor.

¿Cómo puedo almacenar las sobras de este plato?

Guarda las sobras en un recipiente hermético en el refrigerador por un máximo de 2-3 días. Puedes recalentarlas en el microondas o en una sartén antes de servirlas de nuevo.

¡Espero que esta receta te haya inspirado a probar nuevas combinaciones de sabores y a conectar con la tradición culinaria familiar! ¡Buen provecho!