Flan de Huevo y Leche Condensada: Receta al Baño María

Pasos para Preparar un Delicioso Flan de Huevo y Leche Condensada

La combinación de huevo y leche condensada en un postre tan tradicional como el flan es simplemente irresistible. La suavidad y el sabor dulce de este postre lo convierten en una opción perfecta para quienes buscan algo exquisito y sencillo de hacer. ¡Acompáñame en el proceso de preparación de este delicioso flan al baño María!

Ingredientes Necesarios

Antes de comenzar con la preparación, asegúrate de contar con los siguientes ingredientes:

  • 6 huevos
  • 1 lata de leche condensada
  • 500 ml de leche entera
  • Esencia de vainilla al gusto
  • 100 g de azúcar para el caramelo

Pasos a Seguir:

Paso 1: Preparar el Caramelo

En una sartén, coloca el azúcar a fuego medio y deja que se derrita lentamente hasta obtener un caramelo dorado. Vierte el caramelo en el molde donde vas a preparar el flan, distribuyéndolo de forma uniforme por toda la base.

Paso 2: Mezclar los Ingredientes

En un bol grande, bate los huevos junto con la leche condensada y la leche entera. Añade la esencia de vainilla y mezcla todo hasta obtener una crema homogénea.

Paso 3: Verter la Mezcla en el Molde

Vacía la mezcla preparada en el molde con el caramelo, cuidando de no incorporar burbujas de aire. Tapa el molde con papel de aluminio.

Cocción al Baño María

[[incluye un diálogo de conversación sobre el proceso de cocción]]

Paso 4: Cocinar el Flan

Coloca el molde con la mezcla en una bandeja con agua caliente, asegurándote de que el nivel del agua sea aproximadamente la mitad de la altura del molde. Hornea a 180°C durante 50-60 minutos o hasta que al insertar un palillo este salga limpio.

Paso 5: Enfriar y Desmoldar


Una vez cocido, retira el flan del horno y déjalo enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigéralo por al menos 4 horas antes de desmoldarlo con cuidado y servir.

¡Disfruta y Comparte este Exquisito Postre!

Quizás también te interese:  Ternera estofada en olla rápida

El flan de huevo y leche condensada es una delicia que cautiva a grandes y pequeños. Su textura suave y su sabor dulce lo convierten en el postre perfecto para compartir en reuniones familiares o como una sorpresa deliciosa en cualquier ocasión especial.

Beneficios de esta Receta Casera

Sabor Casero Irresistible

Al preparar tu propio flan en casa, puedes disfrutar del auténtico sabor casero que lo hace único y delicioso. Sin conservantes ni aditivos, este postre te brindará una experiencia culinaria genuina.

Control de Ingredientes y Calidad

Quizás también te interese:  Receta de tiramisú sin huevo con leche condensada

Cuando eres tú quien elige cada ingrediente y su calidad, tienes la certeza de estar consumiendo un postre fresco y lleno de nutrientes esenciales. Además, puedes adaptar la receta a tus preferencias gustativas o restricciones dietéticas.

Experiencia Culinaria Divertida

La preparación de este flan casero te permitirá explorar tu creatividad en la cocina y experimentar con diferentes texturas y sabores. Invita a tus seres queridos a participar en la elaboración y convierte la cocina en un espacio de diversión y aprendizaje.

Preguntas Frecuentes sobre el Flan de Huevo y Leche Condensada

Quizás también te interese:  Receta fácil de patatas con bacon y queso en el microondas

¿Puedo sustituir la leche entera por leche desnatada en esta receta?

Sí, puedes optar por utilizar leche desnatada si prefieres reducir el contenido de grasa en el postre. Sin embargo, ten en cuenta que la textura final del flan podría variar ligeramente.

¿Qué otros sabores puedo agregar a esta receta de flan?

Para darle un toque diferente a tu flan, puedes experimentar con ralladura de limón, canela, coco rallado o incluso licor de tu elección. ¡Deja volar tu imaginación y personaliza tu postre según tus gustos!

¿Cuánto tiempo se conserva el flan en el refrigerador?

Por lo general, el flan casero se conserva bien en el refrigerador por unos 3-4 días si está adecuadamente cubierto. Asegúrate de taparlo con film transparente o en un recipiente hermético para mantener su frescura.