Carrilleras de ternera en salsa de vino blanco

¡Una delicia reconfortante!

Las carrilleras de ternera en salsa de vino blanco son un plato tradicional que desprende aromas cautivadores y sabores irresistibles. La combinación de la textura suave de la carne con la salsa aromática es un festín para los sentidos.

Ingredientes para saborear

Quizás también te interese:  Ensalada de judías blancas con atún y huevo: una deliciosa combinación de ingredientes

Para preparar estas exquisitas carrilleras, necesitarás ingredientes frescos y de calidad. Asegúrate de tener a mano: carrilleras de ternera, cebolla, zanahoria, ajo, caldo de carne, vino blanco, harina, aceite de oliva, sal y pimienta.

Paso a paso hacia el deleite

El secreto para unas carrilleras de ternera en salsa de vino blanco perfectas radica en la preparación adecuada. Sigue estos pasos para conquistar a tu paladar:

Quizás también te interese:  Arroz acompañado de alubias blancas en conserva

1. Preparación de los ingredientes

Comienza cortando la cebolla, la zanahoria y el ajo en trozos finos. Espolvorea las carrilleras con sal, pimienta y un poco de harina para sellarlas más tarde en la sartén.

2. Sellado de las carrilleras

En una sartén grande, caliente el aceite de oliva a fuego medio-alto. Sella las carrilleras hasta que estén doradas por ambos lados, luego retíralas y resérvalas en un plato.

3. Sofrito aromático

En la misma sartén, agrega la cebolla, la zanahoria y el ajo, y sofríe hasta que estén tiernos y dorados. Este paso es crucial para desarrollar los sabores de la salsa.

4. Desglaseado con vino blanco

Una vez que las verduras estén listas, incorpora el vino blanco a la sartén y deja que se reduzca ligeramente. Asegúrate de raspar los sabores pegados en el fondo para enriquecer la salsa.


5. Cocción lenta y magia en la olla

Quizás también te interese:  Preparación de puchero con garbanzos de lata sin utilizar olla a presión

Vuelve a colocar las carrilleras en la sartén y añade el caldo de carne. Cubre la olla y cocina a fuego lento hasta que la carne esté tierna y se deshaga en cada bocado. ¡La paciencia vale la pena!

Celebrando el arte culinario

Las carrilleras de ternera en salsa de vino blanco son una obra maestra que refleja la pasión por la cocina casera y el amor por los ingredientes de calidad. Cada bocado es un viaje sensorial que te transporta a la mesa de una cocina tradicional.

Realzando la experiencia

Para acompañar estas delicias, puedes servir las carrilleras sobre un lecho de puré de patatas cremoso o unas patatas asadas. El contraste de texturas complementa a la perfección la suavidad de la carne.

¡Saborea y comparte!

Una vez que tus carrilleras de ternera en salsa de vino blanco estén listas, sirve en platos individuales, espolvorea perejil fresco picado por encima y disfruta en buena compañía. Compartir un plato tan reconfortante es una experiencia que une corazones y crea recuerdos inolvidables.

Preguntas frecuentes sobre las carrilleras de ternera en salsa de vino blanco

¿Puedo sustituir el vino blanco en la receta?

Sí, si prefieres evitar el alcohol, puedes sustituir el vino blanco por caldo de verduras o caldo de pollo para mantener la profundidad de sabor en la salsa.

¿Durante cuánto tiempo debo cocinar las carrilleras?

El tiempo de cocción puede variar según la ternura de la carne, pero generalmente se recomienda cocinar las carrilleras a fuego lento durante al menos 1.5 a 2 horas para que queden tiernas y jugosas.

¿Puedo preparar las carrilleras con anticipación?

Sí, las carrilleras de ternera en salsa de vino blanco son un plato que mejora su sabor al día siguiente, ya que los sabores tienen tiempo de fusionarse. Simplemente recalienta suavemente antes de servir y ¡listo para disfrutar!